Debido a la huelga de agricultores en España, es posible que nuestro servicio de envio se vea afectado, rogamos su comprension.

Los materiales flexibles en el sector de la impresión 3D se han convertido en todo un clásico dentro de las opciones más utilizadas para imprimir, en contraposición a la mayoría de los materiales utilizados, la flexibilidad como su principal característica permite fabricar modelos y objetos que puedan ser doblados, estirados, o proporcionen un confort extra en la amortiguación de una empuñadura entre muchos más ejemplos.

Aunque hay que reconocer que sus inicios en la impresión 3D no fueron nada fáciles, esta ventaja que jugaba a favor, frente a otros materiales, también provocaba su principal inconveniente: la dificultad en su uso; ya que los primeros equipos de impresión no estaban optimizados para empujar un material flexible, generando pinzamientos, atascos y por lo general en muchos casos una mala experiencia. Hoy en día hay muchos equipos especializados en la impresión de materiales flexibles, aunque por supuesto gran parte de la responsabilidad del buen funcionamiento de los mismos, sigue siendo del material, variables como la estabilidad en el diámetro, su ovalidad, o la dureza del material, definida por la escala Shore, marcan la diferencia entre el éxito y el fracaso en una impresión así como obtener solo un buen acabado o un acabado excelente.





Smart Materials 3D ha desarrollado un nuevo SMARTFIL® FLEX con una dureza de 98A en la escala de Shore, una alternativa muy demandada en el mercado, además del ya tradicional SMARTFIL® FLEX 93A, este nuevo material flexible ofrece una mayor dureza, y está especialmente indicado en la industria de la ortopedia y ortesis, en dispositivos protectores en los que se requiera una alta resistencia al impacto, sin deformaciones ni quiebres, así como también es usado para amortiguadores antivibración, además posee una buena adherencia entre capas y al ser un material flexible sigue conservando una buena flexibilidad, típica de los TPU´s.

 

El SMARTFIL® FLEX 98A es ligeramente más rígido o duro que los flexibles estándar en el mercado enmarcados en un rango de shore de 90A a 93A, esta propiedad desde el punto de vista del proceso de impresión 3D reduce el riesgo de deformación del filamento en el sistema de inserción que conduce el material al cabezal de impresión, lo cual permite una impresión ligeramente más rápida en comparación con otros elastómeros, además conserva las mismas propiedades del 93A como un alta resistencia al desgarro, a la tracción y al desgaste, así como alta resistencia a la abrasión, tenacidad, resistencia química y térmica.

 

Otra de las ventajas del SMARTFIL® FLEX 98 A, es que amplía el rango de impresoras en las que se puede usar este filamento, además de poderse imprimir en impresoras de extrusión de accionamiento directo, también es compatible con impresoras Bowden, ya que gracias a su rigidez el filamento pasa con facilidad a través del tubo Bowden para llegar al Hot-End, logrando una velocidad de impresión más rápida e impresiones generalmente más precisas. Con todo ello, este nuevo filamento pretende dar respuesta al sector industrial que busca aprovechar al máximo los beneficios de los TPU, aumentando las posibilidades de aplicaciones de alto nivel y trayendo innovaciones al mercado con tecnologías de avanzada a través de estos materiales técnicos.

Producto añadido a tu lista de deseos

En Smart Materials 3D utilizamos cookies propias y de terceros. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Click aquí para más información.